Tener una buena noche de sueño es esencial para tu salud mental, tu estado de alerta y tu productividad. ¿Tienes problemas para dormir bien? No estás solo, Según el Centro Nacional de Investigación de los Trastornos del Sueño, alrededor del 30% de los adultos no duermen lo suficiente. La falta de sueño puede contribuir a las discapacidades, enfermedades e incluso la mortandad. Es un tema tan importante, que países como Estados Unidos lo han puesto en su lista de prioridades para la promoción de la salud pública.

Hay muchos factores que pueden causar problemas de sueño, que incluyen:

– Condiciones médicas

– Estrés o ansiedad

– Factores ambientales (como ruido o iluminación)

– Dieta

En este artículo, nos centraremos en este último punto. Te mostraremos algunas de las bebidas y alimentos que debes evitar para tener una buena y tranquila noche de descanso.

Café y Refrescos

Esto puede parecer obvio y lógico para la mayoría de ustedes, pero no es raro que las personas tomen una taza de café por la noche, especialmente en las noches que son más frías. El café contiene cafeína, que es un estimulante y mantiene alerta a tu cerebro al hacer que la energía esté disponible para las células cerebrales y aumenta el flujo de sangre al cerebro. Los efectos de la cafeína se acentúan si eres particularmente sensible a la cafeína, por lo que te será imposible dormir bien.

Al igual que el café, los refrescos (especialmente las bebidas de cola) no se deben consumir después de la hora de la comida. Los refrescos de cola tienen cafeína, y eso es bueno si lo que quieres es mantenerte despierto y alerta, y por si fuera poco, todos los refrescos están llenos de azúcar. El azúcar se procesa fácilmente en el cuerpo, haciendo que las células tengan mucha energía extra disponible. Es por eso que algunas personas se vuelven hiperactivas después de comer dulces.

Té No Herbal

Como regla, el té no herbal es cafeinado. Aunque no tanto como el propio café, el té negro contiene cantidades significativas de cafeína. Como te mencionamos en la sección anterior, la cafeína mantiene alerta a tu cerebro. Si tu cerebro está alerta debido a un estimulante, como la cafeína, será mucho más difícil calmar tu mente y cuerpo, por lo que te será casi imposible tener sueño y dormir bien.

Chile y Comidas Picantes

El chile y los alimentos picantes generalmente deben evitarse muy cerca de la hora de acostarse. Pueden causar acidez estomacal, que ocurre cuando el ácido del estómago regresa al esófago. La acidez estomacal afecta directamente la calidad del sueño y, a su vez, tu capacidad para funcionar correctamente durante el día.

Dulces y Chocolates

El caramelo es azúcar casi puro, que se convertirá fácil y rápidamente en energía en nuestro torrente sanguíneo. Los aumentos de energía, como seguramente puedes adivinar, no son buenos cuando queremos cerrar los ojos y descansar un rato.

A pesar de que el chocolate contiene magnesio, un mineral que funciona como una ayuda para dormir bien, el chocolate es un doble golpe cuando se trata de no-nocturnos. El chocolate contiene cafeína y azúcar, lo que significa que despertará las células de tu cerebro y al mismo tiempo hará que las células dispongan de energía adicional.

Pan Blanco y Pasta

El pan blanco, la pasta y otros carbohidratos refinados se parecen mucho al azúcar cuando los digerimos. Nuestro cuerpo los procesa fácilmente y los pone a disposición de las células para obtener más energía. En lugar de disminuir la velocidad al final del día, nuestro cuerpo se acelerará y recibirá el mensaje de que necesita un impulso mayor de energía.

Demasiada Agua

Beber mucha agua te mantendrá hidratado durante la noche, pero también te despertará cuando necesite correr al baño, por lo que no podrás dormir bien. Trata de tomar tu último vaso de agua entre una hora y dos horas antes de irte a dormir, y recuerda ir al baño antes de acostarte.

Alcohol

Yo voy a ser el primero en dar un paso adelante y declararme culpable de este. El alcohol, a pesar de que es un sedante auto recetado común, puede alterar los patrones de sueño. Si bien nos produce sueño poco después de consumirlo, puede aumentar la incidencia de apnea del sueño y bajos niveles de oxígeno en la sangre.

Esto no solamente puede interrumpir el sueño y disminuir la calidad del sueño, sino que también es muy peligroso. Los estudios también muestran que beber alcohol cerca de la hora de acostarse aumenta la somnolencia al día siguiente.

Comida Frita

Comer alimentos con alto contenido de grasas saturadas, como la mayoría de los alimentos fritos, puede causar patrones de sueño más livianos e interrupciones del sueño. Evita los alimentos fritos cerca de la hora de acostarse y, en su lugar, elije alimentos horneados o cocidos en aceites saludables, como el aceite de oliva.

La Importancia de Dormir Bien

El dormir bien durante la noche es esencial para que nuestros cuerpo y mente funcione al 100% al otro día. Los alimentos que mencionamos anteriormente son solo algunos de los que debemos evitar antes de acostarnos. Si has tenido problemas para dormir bien y ya estás evitando la ingesta de los alimentos y bebidas mencionados anteriormente, pon un alto y ponte a pensar qué otros factores podrían estar afectando tu forma de dormir bien. Cambiar tu dieta por sí solo puede que no solucione el problema por completo, pero puede ayudarte mucho a descansar bien cada noche, también puedes intentar hacer un poco de yoga, ya que está comprobado que puede disminuir la ansiedad, depresión y estrés de la vida diaria, causantes de muchos de nuestros problemas de insomnio.