En los últimos años, el yoga ha experimentado un aumento dramático en su popularidad. Considerado por los profesionales del fitness como su nuevo entrenamiento favorito, y se convirtió en el centro de atención cuando la tendencia del mindfulness dejó su huella en la cultura popular; piensa en los libros para colorear para adultos y jardines zen en miniatura.

De hecho, los beneficios del yoga y la meditación han sido objeto de estudios psicológicos y fisiológicos durante décadas. ¡Uno de los primeros ensayos aleatorios (experimento de alta calidad) sobre yoga se publicó en The Lancet en 1975! Desde entonces, se han demostrado resultados rotundamente positivos en docenas de estudios. Desde el alivio del estrés hasta el aumento de la serotonina, la adaptabilidad emocional y la flexibilidad, el yoga mejora nuestra salud mental y nuestro bienestar, y es especialmente bueno para ayudarnos a combatir la ansiedad, el estrés y la depresión.

Pero… ¿Cómo Ayuda Exactamente el Yoga a Combatir la Ansiedad, la Depresión y el Estrés?

El yoga es una práctica fundamentalmente holística, destinada a ser una forma de vida que ayuda activamente a las personas a encontrar la armonía y la salud para una vida significativa y pacífica. Sin embargo, podemos considerar cuatro capas de yoga que funcionan de manera independiente y en conjunto para ayudarnos a controlar nuestro estrés, ansiedad y depresión. Son: cuerpo, respiración, meditación y filosofía.

Nuestros Cuerpos en el Yoga – Asana

La gran mayoría de nosotros comenzamos en el yoga porque nos sentimos atraídos por el aspecto del movimiento físico (asanas). Algunas personas pueden comenzar a profundizar en la historia y las prácticas holísticas que abarca el yoga, pero a menudo se presagia por meses, incluso años de práctica física.

La mayoría de los que enseñamos yoga, permitimos a nuestros estudiantes encontrar su propia interpretación del yoga. Entonces, surge la pregunta, si nuestra práctica está centrada en las asanas, ¿qué beneficios estamos experimentando que nos hacen regresar por más?

¡Es el movimiento! El ejercicio. Ahora todos saben lo importante que es el ejercicio físico para nuestro estado de ánimo, energía y físico. En el yoga no es la excepción. El yoga, en un nivel de ejercicio, ha demostrado ser increíblemente beneficioso para la fuerza y flexibilidad de nuestro cuerpo, junto con el aumento de nuestra serotonina, melatonina y dopamina. Por no mencionar; reduce los síntomas del dolor lumbar, mejora el control de la diabetes, los patrones de sueño y la circulación sanguínea, y aumenta la energía / disminuye la fatiga.

Además, el yoga es sorprendentemente accesible. Olvídate de la típica imagen del chavo todo musculoso haciendo algunos malabares absurdos con su peso en la playa. Las posturas de yoga vienen en todos los niveles de accesibilidad, piensa en yoga prenatal, yoga para adultos mayores, yoga para dolor de espalda, yoga para niños, incluso puedes hacerlo sin salir de tu cama. Hay una asana para cada uno y cada habilidad, y todos tienen el efecto principal de hacernos felices.

Las asanas son una herramienta que nos ayudan a influir en nuestra propia felicidad y aliviar la tensión. Son valiosas para todos nosotros en esta vida tan ocupada, y particularmente útiles en el yoga para combatir y tratar la ansiedad, la depresión o el estrés.

La Respiración en el Yoga – Pranayama

Vamos a simplificar las cosas, Prana significa “energía” o “fuente de vida”, puede referirse a la respiración como la acción que nos mantiene vivos, así como la energía en el universo que nos rodea. Podemos leer Pranayama de dos maneras diferentes, la primera es prana-yama, que se traduciría en “respiración – control” o “restricción de la respiración”. O podría leerlo como prana-ayama, que significaría “libertad de respiración”, “expansión de la respiración” o “liberación de la respiración”.

Cuando hacemos yoga, utilizamos ejercicios de respiración porque sus efectos en nuestra mente y cuerpo son rotundos. Nuestra respiración controla nuestro flujo de energía y nuestras mentes, pero depende de nuestra percepción si vemos estas técnicas de respiración como un acto de libertad o control.

En 2017, un estudio de la Facultad de Medicina de la Universidad de Boston descubrió que “[durante la] intervención del yoga, más la respiración coherente, los síntomas depresivos disminuyeron significativamente”. En nuestras prácticas de pranayama (técnicas de respiración), aprendemos a dirigir nuestras mentes hacia adentro y enfocarnos en nuestra respiración. Cuando lo hacemos, nos tranquilizamos, disminuimos nuestro ritmo cardíaco y, en general, reducimos el estrés.

Comprensiblemente, el énfasis en quedarse quieto y tranquilo durante una meditación puede parecer realmente imposible cuando su cerebro está teniendo un momento tan extraño. Por esa razón, muchos instructores aconsejan utilizar respiración activa, combinando posturas lentas y suaves con puntos focales mentales.

Por ejemplo; Si te sientes agitado, ansioso o temeroso, en lugar de intentar forzarte a calmarte, practica algunos saludos al sol (surya namaskar), concéntrate en respirar profundamente, enfatizando la exhalación.

Nuestras mentes y nuestros cuerpos están inexplicablemente entrelazados, cuando calmamos nuestros cuerpos físicos podemos calmar nuestras mentes, y viceversa. Recuerde, la definición de yoga es “unión”, entre nuestra mente, nuestro cuerpo y nuestro mundo.

Meditación – Dyana

El acto evasivo de meditar se describe mejor como algo que no podemos simplemente “hacer”, sino que es algo que “simplemente sucede”. La mejor manera de describir a Dyana es la sensación de estar tan absorto en algo que pierde completamente la noción del tiempo, incluso de la necesidad de comer. Es el acto de ser tan consciente, pero sin concentrarse.

La meditación ha demostrado efectos positivos en nuestro cerebro, ayudándonos a aumentar nuestra concentración y mejorar nuestra memoria. En un estudio de la Universidad de Wisconsin-Madison, se descubrió que la meditación estimula activamente la región del cerebro asociada con emociones positivas y baja ansiedad.

Como herramienta para controlar la ansiedad, la depresión y el estrés, la meditación nos anima a practicar la autoconciencia verdadera y despejada. Cuando volcamos nuestras contemplaciones en nosotros mismos, aprendemos a escuchar nuestros pensamientos, nuestros deseos inconscientes, nuestras turbulencias internas, nuestras emociones ocultas.

Entonces, podemos llegar a conocer nuestro verdadero ser. Cuando aprendemos a comprender y reconocer nuestros rasgos de ansiedad, depresión, miedo y estrés, sin juzgar ni esperar, podemos comenzar a satisfacer nuestras necesidades desde adentro. Es una cuestión de autocuidado, fortaleza mental y compasión.

Filosofía

La meditación, la respiración y el cuerpo están envueltos por el yoga cuando lo consideramos en su sentido tradicional, como un estilo de vida. En las 8 extremidades del yoga de Patanjali, aprendemos que el yoga es una guía para vivir, nos ayuda a encontrar armonía y salud, y a vivir una vida significativa y pacífica.

Estos ejemplos son solo algunas de las enseñanzas de la filosofía del yoga que nos ayudan a resistir las dificultades, adaptarnos al cambio y fundamentalmente nutrir la mente, el cuerpo y el alma.

Aparigraha

En la filosofía de Aparigraha (‘no codicia’ o ‘no acaparamiento’), aprendemos a tomar conciencia y controlar la forma en que los influyentes externos nos afectan, los medios que consumimos, la compañía que mantenemos, los alimentos que comemos. Al elegir opciones puras que nutren nuestros cuerpos, inevitablemente alimentamos nuestras mentes.

Svadhyaya

Considera la práctica de Svadhyaya como conocer tu verdadero ser interior. Sin juicio, culpa o emoción, examinamos nuestras acciones pasadas, pensamos en cómo afectaron nuestro estado emocional, mental y físico. Cuando podemos reflexionar sobre nosotros mismos, nuestras acciones y reacciones se convierten en un espejo para ver claramente nuestros motivos, pensamientos y deseos subconscientes.

Isvarapranidaha

No, no es traba lenguas, Isvarapranidaha, que significa adaptabilidad, es la enseñanza de liberarnos a una presencia de quietud interior. ¡La idea es que al hacerlo, nos llevará a vivir una vida auténtica, libre de expectativas y juicios, también conocido como amor propio!

Estos principios de filosofía nos enseñan un tipo de autoconciencia que fomenta la compasión y la comprensión. Esto puede ayudarnos a predecir emociones y reacciones negativas, a la vez que nos ayuda a manejar mejor los factores desencadenantes de nuestra ansiedad, estrés o depresión.

El Yoga Moderno

El yoga siempre ha sido una práctica holística, una dedicación para encontrar la unión dentro de nuestro cuerpo, mente y alma, así como en nuestro entorno, comunidad y mundo. Si bien la espiritualidad tradicional puede no ser para todos, los principios y las enseñanzas son invaluables. El yoga moderno nos permite asimilar las enseñanzas en un nivel que resuena con nosotros, al mismo tiempo que tenemos un entendimiento y un respeto fundamental por los orígenes de nuestra práctica.

En México Zen, alentamos a todos a encontrar su propio nivel equilibrado de filosofía y práctica. Te invitamos a seguir leyendo o tomar alguno de nuestros videos tutoriales de yoga o meditación. 

Tagged in: