A medida que la ansiedad aumenta en todo México, aparecen estudios que muestran un posible vínculo entre la meditación y la salud cardiovascular.

Las enfermedades cardiovasculares son la principal causa de muerte en México. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, alrededor de 647.000 personas mueren de enfermedades cardíacas cada año. En perspectiva, eso es una muerte cada 37 segundos o 1 de cada 4 muertes. A medida que las investigaciones actuales y emergentes continúan investigando el estrés como factor de riesgo de enfermedades cardíacas, la Asociación Americana del Corazón recomienda el control del estrés para el bienestar general.

Te invito a leer mi artículo de Meditación Mántrica: La lista más completa de mantras para la meditación

Un reciente análisis publicado en The American Journal of Cardiology observó una relación entre la práctica de la meditación y la reducción del colesterol. Los investigadores examinaron los datos de 61.267 sujetos que habían participado en las Encuestas Nacionales de Entrevista sobre Salud (NHIS) de 2012 y 2017, de los cuales 5.851 (9,6%) practicaron alguna forma de meditación. Los análisis se ajustaron a las variables entre los sujetos con condiciones preexistentes como las de colesterol alto, hipertensión, diabetes, accidente cerebrovascular y enfermedad de las arterias coronarias, así como a otros factores.

“Tras ajustar la edad, el sexo, el IMC, la raza, el estado civil, el tabaquismo, la duración del sueño y la depresión, la meditación se asoció de forma independiente con una menor prevalencia de hipercolesterolemia [colesterol alto] en comparación con los que no meditaban”, escribieron los autores.

La nueva investigación sigue a una declaración científica hecha por la Asociación Americana del Corazón (AHA) en 2017 sobre los efectos que las intervenciones accesibles y de bajo costo, como la meditación, pueden tener en la salud del corazón. La AHA reconoció que innumerables estudios han informado sobre los beneficios generales de la meditación, así como sobre los efectos de la meditación para la prevención de enfermedades cardiovasculares, incluyendo cómo la práctica afecta a la respuesta fisiológica al estrés.

Te invito a leer también Cómo el Yoga reduce el estrés y la ansiedad.

Si bien numerosos estudios han mostrado resultados prometedores, la AHA señaló que muchos de ellos se realizaron en muestras pequeñas y que todavía era necesario realizar más investigaciones que vincularan la meditación con un menor riesgo de enfermedades cardíacas.

En respuesta a ello, la nueva investigación, que se basó en una gran muestra de una base de datos nacional, llegó a la conclusión de que la meditación podría reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, pero descubrió que otros factores como el consumo de alcohol, la actividad física y el ejercicio también podían influir.

El Dr. Chayakrit Krittanawong, autor principal del estudio y científico clínico de la Facultad de Medicina de Baylor, dice que todavía se necesita más investigación para poder decir con certeza que la meditación beneficia la salud del corazón. “Con un ensayo clínico adecuadamente diseñado, podemos controlar todos los factores de confusión (sesgos)”, dijo. “Por ejemplo, no sabemos si las personas que meditan pueden hacer más ejercicio o comer más fruta y verdura que las que no meditan”.