Esta meditación guiada está destinada a realizarse a la mitad del día, donde quiera que te encuentres, pero empezamos explicando algo. En la práctica del mindfulness, a menudo escucharás el término “conciencia natural”, por lo que a muchos les surge la siguiente pregunta:

Conciencia Natural: ¿Qué es?

Por “conciencia natural” nos referimos a la conciencia que viene de ser humano. Está libre de juzgar y caracterizar, solo está notando y sintiendo el mundo. La realizas cuando abres los ojos, ves algo, oyes algo o tocas algo. Entonces, es considerada la conciencia más simple que viene como parte del paquete de estar vivo, sin muchos filtros a su alrededor o juicios. Puedes confiar en que siempre está ahí.

Por “conciencia natural” nos referimos a la conciencia que viene de ser un ser humano. Está libre de juzgar y caracterizar — solo está viendo y sintiendo el mundo.

Una Práctica Que Puedes Hacer en Cualquier Lugar

Meditación Guiada de Un Minuto

Esta es una práctica breve de conciencia natural destinada a hacerse a la mitad del día, no importa en qué parte del mundo te encuentres. Se hace con los ojos abiertos. Empecemos.

Acomódate en tu asiento. Comienza tomando asiento, o si es necesario, de pie. Lo importante es sentir dónde tu cuerpo toca el asiento y el suelo.

Escanea tu cuerpo. Siéntate derecho o párate derecho pero no rígido. Asegúrate de que tus pies toquen completamente el suelo y te conecten con la tierra. Tus ojos están abiertos, así que observa los alrededores de donde estás. Baja la mirada un poco.

Conéctate con tu respiración. Presta un poco de atención a tu respiración a medida que sale.

Sigue la exhalación. Al final de la exhalación, deje que haya una brecha mientras ocurre la inhalación. Y en esa brecha tienes conciencia natural: ya está allí, no tienes que crearla. Entonces, sigue tu exhalación, y afuera, y afuera. A medida que surjan pensamientos, trátalos como lo harías con cualquier otra cosa que te encuentres: nótalos y usa esa fijación para traerte de vuelta a tu respiración, expulsándolos por medio de tu exhalación. Fuera, fuera y fuera.

La meditación no es un programa de auto-mejora de solución rápida. Necesitamos tiempo para entrenar nuestra mente; prácticamente estamos cambiando la forma en que nos relacionamos con nuestros pensamientos y sentimientos.

Es muy fácil iniciar algo nuevo ¿no? Una nueva dieta, un nuevo programa de ejercicios, un nuevo pasatiempo, incluso una nueva relación —tener las mejores intenciones y un entusiasmo casi palpable es facil, la parte difícil es mantenerlo en marcha, en México Zen podemos ayudarte a meditar todos los días y convertirlo en un hábito.

Te recomendamos leer nuestro artículo sobre cómo el yoga puede ayudarte para combatir la ansiedad, depresión y el estrés, 3 de los problemas que afectan a la mayoría de la sociedad en nuestros tiempos.