¿Se supone que debes despejar tu mente o concentrarte en una cosa? Aquí te explicamos la verdadera definición de Mindfulness.

Mindfulness Es una palabra bastante que por sí misma es bastante directa. Nos dice que la mente está prestando plena atención a lo que está sucediendo, a lo que está haciendo, al espacio por el que se está moviendo. Eso puede parecer trivial, excepto por el molesto hecho de que a menudo nos desviamos del asunto en cuestión. Nuestra mente vuela, perdemos el contacto con nuestro cuerpo y muy pronto estamos absortos en pensamientos obsesivos sobre algo que acaba de suceder o nos preocupamos por el futuro. Y eso nos pone ansiosos.

El Mindfulness es la capacidad humana básica de estar completamente presente, consciente de dónde estamos y qué estamos haciendo, y no ser demasiado reactivo o abrumado por lo que sucede a nuestro alrededor.

Sin embargo, no importa cuán lejos nos viajemos, el Mindfulness está ahí para devolvernos a donde estábamos y lo que estábamos haciendo y sintiendo. Si quieres saber qué es la atención plena, lo mejor es intentarlo, ponerlo en marcha. No es fácil encontrar las palabras exactas para describirlo, puedes encontrar diferentes significados en libros, sitios web, audios y videos.

La definición (más usada) de Mindfulness

Mindfulness es la capacidad humana básica de estar completamente presente, consciente de dónde estamos y qué estamos haciendo, y no ser demasiado reactivo o abrumado por lo que sucede a nuestro alrededor.

El Mindfulness es una cualidad que todo ser humano ya posee, no es algo que tengas que conjurar, rezar o hacer, solo tienes que aprender cómo acceder a ella.

Si bien el Mindfulness es innato, se puede cultivar a través de técnicas ya comprobadas, particularmente mediante la meditación, no importa que sea sentado, caminando, de pie o en movimiento (también es posible acostarse, pero a menudo nos da sueño); son pequeñas pausas que insertamos en nuestra vida cotidiana que podemos convertirlas en un hábito; y se puede fusionar la práctica de la meditación con otras actividades, como el yoga o deportes.

Cuando meditamos no tenemos que concentrarnos en todos los beneficios que obtendremos, sino simplemente hacer la práctica, y sin embargo, claro que obtendrás beneficios o nadie lo haría. Cuando somos conscientes, reducimos el estrés, mejoramos el rendimiento, obtenemos conocimiento y conciencia a través de la observación de nuestra propia mente y aumentamos nuestra atención al bienestar de los demás.

La meditación mindful nos da un momento en nuestras vidas en el que podemos suspender el juicio y desatar nuestra curiosidad natural sobre el funcionamiento de la mente, acercándonos a nuestra experiencia con calidez y amabilidad, con nosotros mismos y con los demás.

8 cosas que debes saber sobre el Mindfulness

El Mindfulness no es oscuro ni exótico. Nos es familiar porque es lo que ya hacemos, es como ya somos. Toma muchas formas y tiene muchos nombres.

El Mindfulness no es algo nuevo que tengamos que hacer. Ya tenemos la capacidad de estar presentes, y no requiere que cambiemos quiénes somos. Pero podemos cultivar estas cualidades innatas con prácticas simples que están científicamente comprobadas para beneficiarnos a nosotros mismos, a nuestros seres queridos, a nuestros amigos y vecinos, a las personas con las que trabajamos y a las instituciones y organizaciones en las que participamos.

No necesitas cambiar. Las soluciones que nos piden cambiar quiénes somos o convertirnos en algo que no somos nos han fallado una y otra vez. La atención plena reconoce y cultiva lo mejor de lo que somos como seres humanos.

El Mindfulness tiene el potencial de convertirse en un fenómeno social transformador. Y te voy a explicar la razón:

Cualquiera lo puede hacer. La práctica del mindfulness cultiva las cualidades humanas universales y no requiere que nadie cambie sus creencias. Todos pueden beneficiarse y es fácil de aprender.

Es una forma de vivir. El mindfulness es más que una simple práctica. Trae conciencia y cuidado a todo lo que hacemos, y reduce el estrés innecesario. Incluso mejora nuestras vidas.

Está basado en evidencia concreta. No tenemos que dar un paso de fe. Tanto la ciencia como la experiencia demuestran sus beneficios positivos para nuestra salud, felicidad, trabajo y relaciones.

Provoca innovación. A medida que lidiamos con la creciente complejidad e incertidumbre de nuestro mundo, el mindfulness puede llevarnos a respuestas efectivas, resistentes y de bajo costo a problemas aparentemente intransigentes.