Cuando la vida comienza a sentirse monótona y repetitiva, es una señal de que te has atascado en viejos hábitos. Explora estas sencillas formas de reconectarse con uno mismo.

En la rutina diaria, la vida puede volverse monótona—francamente cuando lo piensas, incluso se vuelve aburrida. El aburrimiento es una señal de que nos hemos habituado a nuestro entorno. Cuando nos quedamos atrapados en este piloto automático, perdemos contacto con toda la experiencia real que nos rodea— la cual siempre puede ser interesante si le aportamos un poco de nuestra curiosidad.

Por un momento, deja de pensar y sumérgete en tus sentidos. Al ayudarnos a cambiar nuestro estado mental de pensar a sentir, estas prácticas nos invitan a redescubrir el interés, más allá de nuestras expectativas y sale de una vida monótona.

Tres Sencillas Prácticas Para Salir de la Monotonía

Para empezar, te recomendamos que realices cada paso durante al menos tres minutos. Una vez que le agarres el truco a abrir cada uno de tus sentidos independientemente, intenta hacerlo, pero ahora todos juntos y al mismo tiempo cada que entres en esos momentos que te sientas aburrido de la vida o sientas que la monotonía te está alcanzando, como cuando te bañas, lavas los platos o simplemente estás en la fila del el banco.

Ver con unos nuevos ojos 

Toma un objeto que te sea muy familiar en tu hogar (como una taza que hayas tenido durante muchos años, una fotografía antigua, un llavero o algo grande como un mueble) y examínalo como si nunca antes lo hubieras visto.

Deja que tus pensamientos sobre el objeto viajen a lo más profundo mientras le ofreces toda tu atención. ¿Hay algo que hayas olvidado o que nunca hayas notado antes de este objeto? 

Concéntrate en en sentir

Ahora, toma un objeto diferente y esta vez presta atención a su textura, tocándolo como si fuera la primera vez. O puedes optar por trabajar con un sentimiento interno, dirigiendo la conciencia a una parte de tu cuerpo, notando qué sensaciones (si las hay) están presentes. En cualquiera de los casos, analiza cómo se siente esta nueva experiencia en este momento.

Intenta escuchar, oler y probar de nuevo

Ahora, presta atención a tres objetos cotidianos en tu entorno que puedas escuchar, oler o saborear (por ejemplo, el tictac de un reloj, una flor, una fruta). Olvídate de las expectativas y, en cambio, permite que tus sentidos te lleven a la experiencia directa de escuchar, oler o saborear.

La rutina es necesaria… hasta cierto punto, porque no puedes despertar todos los días y comenzar a preocuparte por todo lo que tienes que hacer a continuación. La rutina normaliza tu vida y te salva del estrés de lidiar con lo desconocido y lo incierto. Sin embargo, una vida de rutina tiene su propio inconveniente. Hace que tu vida sea menos aventurera, menos emocionante y menos interesante.

La Monotonía en Nuestras Vidas

La mayoría de las personas crecen, encuentran trabajo, se casan, tienen hijos y se establecen. Luego, de alguna manera, casi imperceptiblemente, caen en una rutina aburrida y monótona que hace que sus vidas sean cada vez menos interesantes e incluso deprimentes. Es importante reconocer el problema de la monotonía temprano, antes de que se convierta en un problema. Si eres uno de los que sufre frecuentes episodios de aburrimiento y soledad, es necesario encontrar formas y medios para enfrentarlo.

La monotonía reduce la vida a una larga serie de momentos tristes y aburridos. Cuando las personas se sienten atrapadas en una rutina, los lleva a la desesperación y sienten que sus opciones para romper esa monotonía son limitadas, lo que hace que se sientan aún más deprimidos.

La vida es unica. La vida es demasiado corta. Los momentos que conforman tu vida no volverán a suceder, excepto en tus pensamientos y memoria. Nadie estará allí para contar la historia de tu vida y los momentos que saboreaste. Tu vida es un regalo precioso que te dan sin que lo pidas. Te brinda una gran oportunidad para realizar tus sueños y convertirte en lo que quieras ser. Dále un empujón a la monotonía con entusiasmo y confianza y ve hasta dónde puedes llevarlo en el camino hacia la paz, la alegría, el éxito y la felicidad.