Te recomendamos estas posturas de yoga para la escoliosis, te podrán ayudar a realinear tu columna vertebral y a aliviar las molestias.

Antes de empezar, si eres nueva en el mundo del yoga te recomendamos leer Yoga: Por Dónde Empezar y Cuál Es El Punto.

Cualquier buen profesor de yoga te dirá que una lesión o rareza en tu cuerpo es tu mejor maestro. Te ayudará a tener paciencia y una práctica diseñada especialmente para ti.

La escoliosis (curvatura de la columna vertebral) no tiene por qué impedir que seas el practicante de yoga que quieres ser. De hecho, ¡algunas posturas están más o menos hechas para ti!

Pero primero es lo primero…

Para Hacer Yoga Para La Escoliosis Tienes Que Mírate En El Espejo.

Normalmente no recomendaríamos practicar frente al espejo (puede distraerte y hacerte un poco de autocrítica). Sin embargo, con una curvatura de la columna vertebral, puedes observar tu reflejo y ajustarte si es necesario.

Normalmente, querrás alargar la columna antes de entrar en cualquier pose o hacer cualquier movimiento.

Prepara tu Gato – Vaca

Es una pose sutil con impacto positivo. Con las manos bajo los hombros, empuja el suelo, moviendo la barbilla hacia el pecho, y redondeando la parte superior de la espalda hacia el gato. Luego, baje el vientre hasta la posición de vaca y ensanche las clavículas para liberar la tensión. Sigue moviéndote con el aliento para hacerlo extra delicioso.

Entra en la Balasana (Postura de niño)

Yoga Para La Escoliosis

Una de las poses más amables para toda la columna vertebral. Ensancha las rodillas y haz que los dedos de los pies se toquen detrás de ti. Inhala profundamente a través de la nariz y al exhalar, vuelve con las manos extendidas delante de ti. Envía tu conciencia a la respiración y relájala a través de la columna.

Estira el torso con el Trikonasana (Pose Triangular)

Yoga Para La Escoliosis

Cuando te estires hacia el lado en Trikonasana, enfatizarás la pose de forma diferente dependiendo de qué lado de la columna es cóncavo y qué lado es convexo. Si lo encuentras difícil, busca una pared y apóyate en ella con el pie trasero en ángulo para un apoyo extra.

Agarra los puntales para la Salamba Sarvangasana (Soporte para los hombros)

Un buen soporte para los hombros hacia el final de la práctica liberará la tensión del cuello y los hombros, lo que es común para aquellos con curvatura de la columna vertebral. Agarra los puntales, bloques, cinturones y mantas para apoyar la postura.

Deja que tu pecho se abra y se expanda.

La curvatura de la columna vertebral puede sentirse como un obstáculo a veces, pero en realidad te anima a construir una práctica de asanas más inteligente. Explora lo que tu cuerpo necesita, trabajando con tu profesor para resolver cualquier problema frustrante. Como siempre, acércate con cuidado y consulta a un profesional de la salud si eres nuevo en el yoga. Feliz práctica!

Tagged in: